Empresa de traducciones certificadas en Zaragoza


Tel. 976 404 897 | traducciones@traduccionesaida.com

¿Un traductor de varias lenguas o una agencia? Resolvemos tu duda

En un post anterior hemos hecho referencia a las ventajas de recurrir a un traductor profesional en detrimento de uno automático. En este artículo, en cambio, vamos más allá y analizamos qué opción es mejor cuando se ha de convertir un mismo texto (lengua A) a varios idiomas a la vez (lenguas B y C): ¿un solo traductor de varias lenguas o bien una agencia de traductores que proporcione un profesional por cada pareja de idiomas (lenguas A-B, lenguas A-C)? Veámoslo.

Limitaciones de un traductor de varias lenguas

No dudamos de la existencia y pericia de traductores de varias lenguas a la vez, a los que habría que llamar trilingües o políglotas. La formación y el bagaje cultural así lo pueden hacer posible, pero lo cierto es que son excepciones. La experiencia nos dice que el dominio total solo se da en dos lenguas, es decir, en aquellos que se clasifican como bilingües. 

En cambio, cuando entran en juego tres o más lenguas, resulta difícil que dicha persona domine todas ellas a un nivel nativo. Y lo que puede ocurrir en esas traducciones es que aparezcan contaminaciones entre lenguas, que el profesional, inconscientemente, mezcle estructuras gramaticales y giros lingüísticos de un idioma y otro.

Por otro lado, una limitación importante de un traductor de varias lenguas es el tiempo: como es lógico, no puede desdoblarse y ha de emplear el doble de tiempo en su trabajo, debiendo postergar la entrega del documento final. 

Por todo ello, cuando llega un encargo de un texto en lengua A que debe traducirse a una lengua B y a otra C, en Traducciones Aida consideramos que es mejor que un traductor profesional de lengua A-B se encargue de la primera opción, y otro de lenguas A-C se encargue de la segunda opción. 

Ventajas de recurrir a una agencia de traductores

Con una agencia de traductores como Traducciones Aida, los problemas mencionados quedan resueltos. Elegir un profesional diferente para cada pareja de idiomas elimina la posibilidad de contaminaciones, pues cada traductor solo se centra en sus dos lenguas, sin que pueda quedar influido por una tercera o una cuarta, pues no las trabaja.

Y la otra gran ventaja es que los plazos de finalización se reducen enormemente, puesto que cada traductor trabaja simultáneamente en sus encargos, pudiendo coordinar la fecha final de entrega. Por tanto, es la mejor solución cuando se necesitan los textos definitivos con cierta urgencia.

Por otro lado, con respecto al precio del encargo, se podría pensar que un solo traductor de varias lenguas es más económico, por tratarse de un solo profesional en vez de los dos o más profesionales que entran en juego con una agencia de traductores. Pero lo cierto es que ambas soluciones son equivalentes, pues los dos criterios principales para calcular un presupuesto son el número de palabras y el tiempo empleado. Y en los dos casos (traductor y agencia), tanto un criterio como otro se mantienen iguales. Lo único que ocurre es que en el caso del traductor individual, el importe se concentra en un solo profesional, mientras que en la agencia de traductores, ese mismo importe se reparte entre los diferentes profesionales que han participado en el encargo.

photo credit: Stoper El gato poliglota via photopin (license)



<- Volver al blog