Empresa de traducciones certificadas en Zaragoza


Tel. 976 404 897 | traducciones@traduccionesaida.com

Traductor nativo: qué es y por qué elegirlo

En Traducciones Aida tenemos una norma básica que seguimos a rajatabla: elegir un traductor nativo en la lengua objeto del encargo. Pero, ¿qué es exactamente un traductor nativo? A pesar de ser un término muy utilizado, no siempre se tiene claro qué es y qué lo diferencia de otros hablantes de su mismo idioma. Y eso es precisamente lo que explicaremos en las siguientes líneas, destacando los tres pilares de este profesional: lengua, cultura y formación.

Lengua materna, lo que marca la diferencia

Cuando pensamos en un traductor nativo, lo primero que nos viene a la cabeza es lo que el Diccionario de la Real Academia entiende por “perteneciente o relativo al país o lugar natal”. Pero para ser más precisos, el término “nativo”, cuando se aplica a un traductor, hace referencia a que tiene un determinado idioma como lengua materna. 

¿Y qué es “lengua materna”? Pues, según el DRAE, la “lengua primera que una persona aprende a hablar”. Lo más habitual es que una persona tenga como lengua materna el idioma de la región en la que crece, lógicamente. Pero también hay casos excepcionales en los que la lengua materna es la hablada en el seno de la familia, por ejemplo en familias que cambian de residencia por motivos de trabajo, principalmente. 

En cualquier caso, esa lengua utilizada como primera, debe conocerse adecuadamente, no solo a nivel oral, sino también escrito, dominando la gramática y el resto de parcelas de dicho idioma.

La cultura del idioma, asumida como propia

Otro rasgo distintivo de un traductor nativo es que no se limita a conocer la cultura relacionada con dicha lengua, sino que además la asume como su propia cultura. Para ello, resulta fundamental haber crecido en un ambiente asociado a esa lengua o, al menos, estar estrechamente ligado a ella durante largos periodos de su vida, especialmente en lo que a la carrera laboral se refiere. De esta manera, el traductor puede abordar con efectividad expresiones coloquiales, expresar giros humorísticos o comprender la trascendencia de una determinada idea.

Traductor nativo: una sólida formación en el oficio

Por último, para ser traductor nativo no solo hay que cumplir el requisito de ser “nativo”, sino también reunir las condiciones para ser “traductor”. Con esto queremos decir que no todas las personas que tienen un idioma como lengua materna son capaces de realizar traducciones correctamente. Como venimos contando en muchos posts de este blog, un traductor se debe formar mediante estudios superiores, debe superar un examen oficial si quiere convertirse en traductor jurado y debe respetar unos principios deontológicos. Además, debe tener ciertas habilidades para alcanzar la ansiada invisibilidad”, es decir, ofrecer un texto traducido en el que no se aprecie la mano de traductor, pareciendo que se ha escrito originalmente en ese idioma.

Además, en Traducciones Aida vamos un paso más allá y no solo asignamos los encargos a traductores nativos, sino a los que lo son en una variedad concreta del idioma. Por ejemplo, contamos con traductores para un español de España, México o Argentina, para un inglés británico, estadounidense o australiano, etc. 



<- Volver al blog