Empresa de traducciones certificadas en Zaragoza


Tel. 976 404 897 | traducciones@traduccionesaida.com

Traductor jurado: ¿cuándo lo necesito?

Recurrir a los servicios de un traductor jurado no es una opción, sino una obligación en determinadas situaciones. Eso es precisamente lo que veremos en este artículo, que te ayudará a entender si la traducción que necesitas ha de ser jurada o no. Y sea cual sea la respuesta, Traducciones Aida SL es tu solución, pues contamos con traductores de todo tipo y prestamos servicio tanto en España como a nivel internacional.

Situaciones en las que se requiere un traductor jurado

De forma general, el traductor jurado es obligatorio cuando se dan estas dos premisas:

  • Se ha de traducir un documento oficial
  • La traducción final ha de mantener el mismo carácter legal

Dado que es una traducción especialmente importante por tener implicaciones legales, este servicio está muy regulado. De hecho, solo lo pueden realizar los traductores que hayan superado un examen específico del Ministerio de Asuntos Exteriores español, o su equivalente en otro país extranjero. Y esta institución elabora un listado actualizado con los traductores oficiales que tienen potestad para realizar estos trabajos.

En la esfera privada, muchas son las personas que requieren de los servicios de un traductor jurado, por ejemplo en el ámbito de los matrimonios mixtos. En este sentido, algunos documentos que requieren de este tipo de traducción son las partidas de nacimiento y de matrimonio, pero también las sentencias de divorcios. Más allá de ello, la gran movilidad laboral internacional que existe en la actualidad es otro factor relevante, por ejemplo en relación a los expedientes académicos.

En la esfera empresarial estas traducciones son también muy demandadas, por ejemplo para traducir la Constitución de una Sociedad, poderes, notas del Registro, etc. Esto está teniendo cada vez más auge por la globalización y el número creciente de compañías multinacionales. Y de carácter más general, todos los documentos notariales, ya sean empresariales o privados (poderes, testamentos, etc.), han de estar elaborados por un traductor jurado para que tengan plena validez.

Aclaraciones al término de traductor jurado

Ahora que ya sabes cuándo necesitas un traductor jurado, es importante aclarar algunas cuestiones que a menudo se confunden. En primer lugar, dos condiciones sine qua non para que dicha traducción sea plenamente legal:

  1. Antes de iniciar la traducción jurada, el documento de origen ha de llevar la Apostilla de La Haya, que certifica la autenticidad de la firma de dicho documento. Sin ella, no se puede comenzar la traducción
  2. Al finalizar el trabajo, el traductor jurado ha de poner su sello en el documento resultante. Si carece de sello, carecerá también de validez legal

Otra importante aclaración es la del término en sí: traductor jurado, oficial y certificado son tres diferentes formas de llamar al mismo profesional, que se utilizan como sinónimos. Aunque la más correcta sería la que empleamos en este artículo: ‘jurado’.

Por último, conviene recordar que un traductor jurado y un traductor jurídico no son lo mismo. Este último tiene la especialización de traducir textos relacionados con la Justicia, pero pueden limitarse a la esfera privada y, por tanto, no necesariamente han de tener una validez legal. De esta manera, el traductor que realice el trabajo puede catalogarse como ‘jurídico’ sin ser ‘jurado’.

En Traducciones Aida SL te ofrecemos todos los servicios indicados en este artículo, ya sean documentos que requieran de validez legal o no. Y en cualquier idioma de origen y destino. ¡Contáctanos!

photo credit: Patrick Cannon Tax Barrister UK law HMRC stock photo via photopin (license)



<- Volver al blog