Empresa de traducciones certificadas en Zaragoza


Tel. 976 404 897 | traducciones@traduccionesaida.com

Traducir un audio, labor de un intérprete

Traducir un audio es más complicado de lo que parece. Y aunque existan herramientas informáticas que, en teoría, realizan esta labor, ya hemos indicado en posts anteriores que esta solución no es recomendable, al menos si se buscan resultados profesionales. En este artículo te explicamos cuáles son las dificultades presentes y por qué deberías recurrir a un intérprete para esta labor, que podemos proporcionarte desde Traducciones Aida. 

Dificultades de traducir un audio

La comprensión oral es una de las competencias más difíciles en cualquier idioma. Mientras que la comprensión escrita sitúa al lector directamente frente al texto a traducir, en el caso de la auditiva hay dos procesos que entran en juego: en primer lugar la descodificación del mensaje pronunciado y en segundo, la traducción propiamente dicha. Es decir, al escuchar, el oyente ‘visualiza’ imaginariamente dichas palabras para posteriormente procesarlas. Pero si el oyente no es capaz de descifrar el mensaje, entonces el proceso se rompe.

En esa descodificación que se produce al traducir un audio, un aspecto que puede aumentar la dificultad son los acentos. Esto no ocurre con la lengua escrita, donde todas las palabras ‘suenan’ igual. Por tanto, sólo un profesional que domina dicho idioma es capaz de entender qué y cómo se ha dicho algo.

La velocidad es otra dificultad de la lengua oral y que no existe en la escrita. Un hablante que habla rápido tiende a acortar palabras o sílabas, haciendo el mensaje incomprensible para alguien que no domina el idioma.

Y por supuesto, a la hora de traducir un audio también influye la calidad del propio sonido, algo que no depende ni del hablante ni del oyente. Pero hay que estar preparado para mitigar posibles deficiencias, por ejemplo con programas informáticos que ‘limpien’ los ruidos de fondo o puedan ajustar otros parámetros.

Por qué recurrir a un profesional

Para traducir un audio correctamente, el profesional más adecuado es el intérprete, pues está acostumbrado a descifrar en tiempo real mensajes en los idiomas que domina. De hecho, la posibilidad de escuchar y re-escuchar un clip hace esta labor más fácil que la interpretación simultánea, susurrada, consecutiva o de enlace, donde sólo hay posibilidad de escuchar una vez.

Por su experiencia, sólo los intérpretes profesionales ofrecen garantías en la primera parte del proceso: la comprensión al 100%. Y por su formación y conocimiento del idioma, son también capaces de realizar con éxito la segunda parte: la traducción en sí, es decir, utilizar las palabras más adecuadas en la lengua de destino, de tal manera que el significado sea similar.

En este sentido, un profesional homologado en los servicios de traducción de dicho idioma sabe tener en cuenta el contexto del mensaje y los posibles dobles significados, en función de la variante regional del hablante y otros factores.

Por último, el cliente puede solicitar que la traducción final se entregue en el mismo formato del original. Es decir, otro audio, por ejemplo para utilizar a modo de doblaje en una entrevista. Y en ese caso, el intérprete sabrá emplear la entonación necesaria para que el oyente final tenga la misma experiencia de escucha que tendría un oyente de la lengua original.

photo credit: kev_zilla IMG_0611 via photopin (license)



<- Volver al blog