Empresa de traducciones certificadas en Zaragoza


Tel. 976 404 897 | traducciones@traduccionesaida.com

Traducciones Legalizadas

Las traducciones legalizadas también son conocidas como traducciones juradas, traducciones oficiales, traducciones públicas o traducciones certificadas. Son traducciones de textos legales o jurídicos realizadas por Traductores Jurados. Reconocidos por el Ministerio de Asuntos Exteriores, su idioma de partida o destino habitualmente es el castellano.

Algunas comunidades autónomas españolas tienen organismos que habilitan para la realización de traducciones juradas. Cataluña, la Dirección General de Política Lingüística de la Generalitat  para la traducción jurada del catalán. Galicia, el Departamento de Política Lingüística para la traducción jurada del gallego. El País Vasco el Gobierno Vasco para la traducción jurada del euskera.

La firma y el sello del traductor jurado  confieren validez legal a estas traducciones. De esta forma pueden ser presentadas en los diferentes servicios de la administración que así lo soliciten.  Acta de nacimiento, certificado de defunción, certificado de estado civil, certificado de matrimonio, certificado de penales, acta notarial, escritura de constitución.

Actualmente existe una gran demanda de traducción jurada por parte de las empresas para constituirse en el exterior. Cómo por ejemplo una escritura de constitución, o documentos para licitaciones.

También se necesitará traducción jurada del historial académico en el caso de querer ir a trabajar al extranjero, certificado de penales y en algunos países certificado médico.

Contamos con traductores jurados de todos los idiomas con el fin de facilitar los trámites legales de nuestros clientes.

Las traducciones juradas al inglés y francés son las más demandadas. Traducciones Aida proporciona este servicio con unas tarifas de traducción muy competitivas y un plazo de entrega muy ajustado.

Los requisitos para el otorgamiento del título de Traductor-Intérprete Jurado así como las disposiciones relativas al sello y a la certificación se contienen en la Orden AEC/2125/2014

Muy importante: comprobar que el documento a traducir esté exento de errores ya que no se pueden corregir. Prestar especial atención a los nombres propios. Las partes ilegible se describirán como tales.



<- Volver al blog