Empresa de traducciones certificadas en Zaragoza


Tel. 976 404 897 | traducciones@traduccionesaida.com

Traducción vs rapidez

Traducción vs rapidez

Como ya dijimos en una entrada anterior, traducir es un arte, y como tal traducción y rapidez no siempre son compatibles.

Traducir es una vocación, que no por ello deja de requerir una excelente preparación académica además de una formación continua. Cursos de reciclaje, libros de consulta y una gran experiencia acumulada.

Aunque el traductor esté especializado en una sola área tendrá que estar al día de cualquier avance o cambio en su especialización y no solo en su lengua materna, sino también en el idioma del que traduce.

A menudo los clientes no son conscientes del trabajo que conlleva hacer una buena traducción. Todo son prisas, todo es urgente. En este mundo globalizado donde las comunicaciones van a una velocidad de vértigo y en un segundo tenemos acceso a cualquier artículo, escrito o documento que se haya publicado en cualquier parte del mundo, pocos entienden que la calidad de la traducción realizada dirá mucho sobre su empresa. Una mala traducción proyecta una muy mala imagen.

Planee sus necesidades de traducción con el tiempo suficiente como para que el profesional que se encargará del proyecto pueda dedicarle el tiempo que la misma requiere. Esto nos asegurará un buen trabajo. Un texto largo y rapidez, no son compatibles.

Bien, pues aunque parezca mentira, una página web traducida correctamente, con sentido, a varios idiomas, puede abrirnos las puertas de nuevos mercados y hacer crecer nuestro negocio.

Y recuerde, somos traductores, no redactores. No inventamos el contenido del texto, ni lo modificamos. Lo adaptamos de la mejor forma posible al idioma de destino para que sea comprensible y coherente, pero no tenemos la facultad de realizar cambios. Es de gran importancia que los textos que se traduzcan estén bien redactados. Exprésese con claridad y de forma sencilla para que su texto sea comprensible para el mayor número posible de lectores.

Si le dan un presupuesto sin ver el texto, sin importar si se dispone del traductor adecuado para el proyecto, desconfíe. Lo más probable es que el resultado no sea bueno.

¡Elija siempre profesionales de confianza!



<- Volver al blog