Empresa de traducciones certificadas en Zaragoza


Tel. 976 404 897 | traducciones@traduccionesaida.com

Traducción de productos alimentarios: las claves

Como habrás podido comprobar en el supermercado, la información de la mayoría de artículos está traducida a varios idiomas. En este post te explicamos por qué y te contamos la importancia de recurrir a un profesional para la traducción de productos alimentarios.

Por qué se traducen los productos alimentarios

La traducción de productos alimentarios es un buen ejemplo del mundo globalizado en el que vivimos: aquello que consumimos, especialmente los envasados, ya no procede necesariamente del entorno más cercano y puede haber sido producido en otros países, donde se habla un idioma distinto. Pero el envase debe estar obligatoriamente en el idioma del país donde se consume, pues la información es un derecho del consumidor.

En este sentido, por cuestiones logísticas, las compañías que exportan sus alimentos dividen su mercado por áreas geográficas. En lo que a España se refiere, lo más habitual es que nuestro país quede agrupado con Portugal, por lo que es común que una cara del envase esté en español y la otra, en portugués. Otras empresas agrupan también a los países ibéricos junto a Marruecos, Francia o Italia, de modo que también es posible encontrar información en árabe, francés e italiano, respectivamente.

Por qué es importante ofrecer la información en varios idiomas

En primer lugar, por salud: la alimentación es un aspecto básico de la salud, sobre todo en relación a las alergias e intolerancias. De esta manera, la mejor forma de evitar este tipo de problemas es que el consumidor pueda consultar la información del paquete en su idioma.

También se recurre a la traducción de productos alimentarios por cuestiones comerciales: como es fácil de entender, un cliente se sentirá más proclive a comprar un producto si entiende de qué se trata. Y aunque las fotografías de los envases son ya muy explícitas, lo cierto es que la información debe ser también igual de clara.

Además, es importante que la información esté en el idioma local para que las autoridades puedan realizar más eficientemente las labores de vigilancia y control, ya sea a nivel sanitario o aduanero.

Dos claves para una buena traducción de productos alimentarios

Para realizar una traducción de productos alimentarios, resulta clave que el traductor esté especializado en ello. Algunos de los términos son técnicos, ya sea a nivel agrícola o gastronómico, y solo un experto en la materia será capaz de dominarlo. 

Además, hay otros términos que, sin ser técnicos, deben ser tratados con la máxima precisión para que el consumidor sepa exactamente qué tiene delante. Por ejemplo, “atún” y “bonito” no son tecnicismos, pero tampoco son iguales y no se pueden presentar como equivalentes al consumidor.

Por último, es muy importante tener en cuenta las variedades lingüísticas de los consumidores locales, puesto que algunos alimentos tienen nombres diferentes según la región. Por tanto, según el caso, hay que elegir adecuadamente el español de España o de América, el inglés de Reino Unido, de Estados Unidos o de Australia, etc.

Como ves, este trabajo solo lo puede realizar un profesional. Así que,  si necesitas una traducción de productos alimentarios para tu empresa, ponte en contacto con nuestra agencia y te enviaremos un presupuesto detallado.

Imagen: Pixabay

 



<- Volver al blog