Empresa de traducciones certificadas en Zaragoza


Tel. 976 404 897 | traducciones@traduccionesaida.com

Interpretación susurrada: qué es y cuándo elegirla

La interpretación susurrada es una de las grandes desconocidas en el mundo de la traducción oral, pero resulta muy útil en determinadas situaciones. Eso es lo que analizamos en este post, indicándote además las dotes que ha de tener un buen profesional que se dedique a ello: concentración, buena presencia, etc.

Interpretación susurrada: hermana pequeña de la simultánea

La interpretación susurrada bien se puede considerar la hermana pequeña de la simultánea, puesto que sigue la misma lógica que ésta pero en petit comité, al igual que indicábamos sobre la interpretación de enlace respecto de la consecutiva. En este caso, el intérprete ‘susurra’ la traducción al receptor final, en tiempo real y sin interrupciones, a diferencia de la de enlace. 

Por tanto, el intérprete ha de estar siempre situado cerca del receptor de la traducción para que pueda hablarle en voz baja sin obstaculizar el desarrollo natural de la conversación. No obstante, también se puede recurrir a sistemas de transmisión de voz, compuestos de un pequeño micrófono (intérprete) y un auricular (receptor de la traducción).

La interpretación susurrada es interesante para determinadas situaciones, especialmente cuando se dan dos roles bien diferenciados: alguien que explica y alguien que escucha, quien necesita de la traducción y sin perjuicio de que este último haga alguna pequeña intervención o puntualización. Por ejemplo, la visita del directivo de una empresa a un centro de trabajo situado en un país diferente al suyo. En cambio, para conversaciones ‘de igual a igual’, como una negociación, será más adecuada la interpretación de enlace. 

Dotes de un buen intérprete en esta materia

El intérprete que se especializa en esta faceta ha de combinar dotes de la interpretación simultánea y de la de enlace. Por ejemplo, disponer de una gran capacidad de concentración y memoria, puesto que no tendrá ocasión de tomar notas: deberá traducir al mismo tiempo que escucha el discurso, que no se detiene. Por tanto, más allá de sus básicos conocimientos gramaticales, tendrá que contar con un total dominio de la lengua hablada: capacidad para reconocer acentos, slang, muletillas, etc.

Por otro lado, deberá dominar otros aspectos no directamente relacionados con la traducción, como el comportamiento. Por ejemplo, ha de demostrar una buena presencia, o más bien, una presencia en línea con la del oyente: si se trata de una persona trajeada, el intérprete también deberá optar por un look especialmente elegante. Además, debe saber generar un ambiente de confianza entre ambos, puesto que es probable que tenga que invadir el ‘espacio personal’ de éste para poder susurrar la traducción.

Por esto último, es habitual que el intérprete susurrado sea un cargo de confianza del oyente, que puede llevar consigo en viajes o eventos. De esa manera, se produce un conocimiento más profundo de dicha persona, llegando a reconocer momentos embarazosos, distendidos, etc., e intercediendo entre ambas partes cuando así lo requiera la situación.

En Traducciones Aida contamos con profesionales de la interpretación susurrada, tanto para situaciones puntuales como para servicios más duraderos. Todo ello en muy diversas lenguas y en ambos sexos, adaptándonos así a todo tipo de perfiles.

photo credit: ALDEADLE Alliance of Liberals and Democrats for EU EXIBITION [MEETING] EP Brussels via photopin (license)



<- Volver al blog