Empresa de traducciones certificadas en Zaragoza


Tel. 976 404 897 | traducciones@traduccionesaida.com

Grandes traducciones en la Historia: 4 ejemplos

Hubo casos en los que una traducción fue más allá de su mera función práctica y sirvió de herramienta para cambiar el curso de los acontecimientos. Son ejemplos de que esta actividad puede y debe contribuir al progreso de la sociedad. Se podrían citar muchos, pero en estas líneas recogemos cuatro grandes traducciones de la historia que sirven de inspiración.

La Piedra de Rosetta: la llave del Antiguo Egipto

Si hubiera que elegir la traducción con mayor repercusión mediática de la Historia, esa sería probablemente la Piedra de Rosetta. Y eso que adquirió fama mundial a comienzos del siglo XIX, cuando no había Internet, ni mass media ni nada parecido. Pero su importancia fue tal que cambió para siempre el concepto y conocimiento que se tenían del Antiguo Egipto. 

La Piedra de Rosetta es una estela sobre la que se grabó, en el 196 a.C, un texto en tres idiomas: griego antiguo, demótico y jeroglífico. Fue hallada posteriormente, en 1799, durante las campañas napoleónicas en Egipto, y arrebatada en 1802 por los británicos, motivo por el que se expone ahora en el Museo Británico de Londres. Pero lo más importante llegó después: en 1822, Jean-François Champollion logró descifrar el texto de escritura jeroglífica, analizando y comparando los tres escritos. ¡Por fin el Antiguo Egipto desvelaba sus milenarios secretos grabados en tumbas y templos de aquella civilización!

La Biblia y San Jerónimo

Otra de las grandes traducciones de la Historia es, lógicamente, la Biblia. En especial, la que hizo Jerónimo de Estridón, San Jerónimo para los católicos. Lo hizo a finales del siglo IV y principios del V, traduciendo del griego y del hebreo al latín. Llamada Vulgata (‘para el pueblo’), estuvo plenamente vigente hasta 1979, cuando la Iglesia católica aprobó una revisión de la misma (Nova Vulgata). Por tanto, fue un texto que consiguió resistir el paso de 15 siglos y que convirtió a su autor en el santo patrón de los traductores.

La Biblia políglota del Cardenal Cisneros

También fue una gran traducción la conocida como Biblia políglota complutense, publicada en 1520. Fue un proyecto promovido por Francisco Jiménez de Cisneros desde su Universidad de Alcalá de Henares. Y supuso un gran logro por ser la primera edición impresa de la Biblia que se escribía en varias lenguas, en este caso en latín, griego, hebreo y arameo. Una versión ambiciosa de la que se imprimieron 600 ejemplares para ser enviados a Roma… aunque una parte significativa se perdió por el naufragio de un barco.

Escuela de Traductores de Toledo

Por supuesto, las grandes traducciones de la Historia abarcan otras muchas culturas y religiones. Y de hecho, esta actividad es la que hace posible el verdadero diálogo interreligioso y multicultural. El mejor ejemplo de ello es probablemente la Escuela de Traductores de Toledo, que existió en esta ciudad castellano manchega durante la Edad Media y que brilló con esplendor durante el reinado de Alfonso X el Sabio, en el siglo XIII. Una escuela equiparable a la de Bagdad, símbolo del refinamiento cultural árabe de la época. Gracias a ella se tradujeron textos de autores como Aristóteles y Averroes, y tratados de disciplinas tan variadas como astronomía y medicina.

Cuatro ejemplos inspiradores para quienes se dedican al mundo de la traducción, como es el caso de los profesionales que están detrás de nuestra agencia. Si tú también crees en el poder de esta disciplina para el progreso de tu empresa o de tu carrera personal, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

photo credit: profzucker Rosetta Stone via photopin (license)



<- Volver al blog