Empresa de traducciones certificadas en Zaragoza


Tel. 976 404 897 | traducciones@traduccionesaida.com

Corrección de traducciones: cuándo interesa y cuándo no

La corrección de traducciones es un servicio del que nos ocupamos en Traducciones Aida SL. No obstante, en unas ocasiones compensa y en otras no, tanto desde el punto de vista del cliente como del corrector. Aquí te contamos en qué consiste.

Qué es la corrección de traducciones

El servicio de corrección de traducciones consiste en revisar un texto ya traducido de una lengua a otra. Un caso muy habitual es, por ejemplo, la revisión de un texto que ha sido traducido del español al inglés por alguien que tiene un nivel alto de inglés pero que, por no ser su lengua materna, tiene dudas acerca del resultado final: que ciertas expresiones no suenen naturales, que existan pequeños errores ortográficos, etc. En este caso, el documento a corregir es la traducción, pero se requiere también del original para resolver dudas sobre el sentido de una determinada frase, el estilo primitivo del texto, etc.

Por tanto, se trata de un trabajo de precisión, casi de cirujano, para pulir pequeños errores y lograr que el texto traducido tenga un aire totalmente natural, manteniendo la fidelidad al original. Dado que una parte del trabajo de traducción está ya hecha y es aprovechable, la tarifa a aplicar es ligeramente más baja que la de una traducción completa.

Mejor traducir que corregir

Sin embargo, en determinados casos la corrección de traducciones es un arma de doble filo: si el texto traducido y entregado no respeta fielmente el original y no tiene un mínimo de calidad en su redacción, revisarlo se puede convertir en una auténtica tortura. Tampoco se puede trabajar adecuadamente si no existe una versión original del documento, pues puede ser un texto bien redactado pero con una dudosa fidelidad a lo que realmente quería expresar la persona que lo ha redactado, puesto que no ha escrito en su idioma materno. En esos casos y paradójicamente, lejos de ahorrar tiempo al traductor, se le hace emplear más del habitual para un texto de similar extensión. Y la consecuencia es lógica: la tarifa a aplicar será mayor. Por tanto, una solución nada interesante para el cliente.

A menudo, no nos damos cuenta de esta situación hasta que ‘nos metemos en harina’ y nos adentramos en el fondo de dicho texto. En algunas ocasiones, dichos errores no son evidentes a primera vista, pero cotejando ambas versiones, nos damos cuenta de que la traducción no está bien hecha o no sigue el espíritu del original. En otras, los errores de bulto saltan a la vista, ya sea por faltas gramaticales o por fallos sintácticos. En esos casos el servicio de corrección de traducciones no es la mejor opción, pues obliga a rehacer el texto por completo. Seguro que el cliente ha entregado su traducción con la mejor de las intenciones, pero eso no es suficiente.

Por tanto, si estás interesado o interesada en un servicio de corrección de traducciones te sugerimos ponerte en contacto con nosotros y enviarnos una muestra antes, junto con su correspondiente versión original. De esa manera, lograremos intuir si se puede trabajar sobre la traducción o si se ha de empezar desde cero.

photo credit: sj_sanders Day 11 Oct. 15 via photopin (license)



<- Volver al blog